Segunda, 19 Novembro, 2018 - 11:07

Cómo aplicar la vacuna contra la peste porcina a los jabalíes salvajes?

Ante el descubrimiento de una vacuna para combatir la peste porcina africana, su aplicación a la cabaña de porcino parece sencilla, ¿pero cómo se administraría a la de jabalíes salvajes?

Redacción | Las primeras reacciones fueron un batiburrillo de incredulidad, sorpresa y esperanza. Hay una vacuna para la peste porcina africana. A principios de noviembre, el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y doctor Honoris Causa por la Universidad de Murcia, José Manuel Sánchez-Vizcaíno, dio la noticia. Fue en la Feria Ganadera, Industrial y Agroalimentaria-Sepor que se celebra en la localidad murciana de Lorca.

Sánchez-Vizcaíno explicó que dedica más del 65% de su tiempo al sector porcino, «el sector que más quiero». Tras muchos años de investigación, según reconoció a los medios, parece haber dado con una solución a la enfermedad que amenaza las poblaciones europeas de jabalíes y cerdos, y hasta conseguirlo ha «sufrido muchos fracasos en ese camino».

El catedrático murciano cuenta que los estudios de protección y seguridad están realizados y solo queda hacer «dos experiencias», una de las cuales consiste en probar si un animal soportaría varias dosis de vacunación. Vacunar animales de forma controlada, ejemplar por ejemplar, evita la revacunación, pero cuando la dosis se administra a animales sobre los que no hay control o manejo es imposible predecir cuántas veces se auto-administrará la vacuna.

Vacunar a los cerdos parece labor relativamente sencilla, ¿pero cómo vacunar a los jabalíes, cuando muchas de sus poblaciones son totalmente silvestres?

Poblaciones salvajes de jabalíes

Julio Isla es Graduado en Veterinaria por la Universidad de Córdoba, cuenta con el Máster de Medicina, Sanidad y Mejora Animal, y trabaja en Sabiotec, una empresa surgida en 2014 de la Universidad de Castilla-La Mancha y dedicada a la transferencia en sanidad y biotecnología aplicadas a la fauna silvestre y a la ganadería extensiva. Aclara que la aplicación de la vacuna que han descubierto Sánchez-Vizcaíno y su equipo sería vía oral.

Vacunar poblaciones de animales salvajes presenta varias complicaciones. La primera, explica Isla, sería conocer el tamaño de la población a vacunar basándonos en una pregunta: ¿Cuántas dosis debemos depositar en un área concreta, como es un coto de caza, para que la población esté protegida? La primera labor sería por tanto realizar una estima de población siguiendo una metodología científica que nos ayude a conocer el número de jabalíes a los que habrá que vacunar.

Después de conocer este dato surgiría el problema de saber cómo aplicar las dosis apropiadas. Para ello, la mejor opción, dado que se trata de una población silvestre, sería la aplicación oral mediante cebos vacunales.

Comederos y jabalíes

La manera adecuada de suministrar vitaminas o vacunas a una población de animales silvestres es mediante alimento. En el caso de los jabalíes, habría que instalar comederos específicos para estos suidos que eviten que otros ungulados silvestres o domésticos se alimenten del alimento que contiene la vacuna.

El Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), dice el veterinario de Sabiotec, ha realizado estudios de campo que demuestran la efectividad de estos sistemas para la distribución de cebos vacunales. Isla comenta que la instalación de comederos selectivos, según la especie a tratar, permiten gestionar poblaciones de ungulados salvajes, ya que se pueden administrar suplementos alimenticios o vacunas según especies y edad de las mismas.

15 noviembre, 2018 • Noticias de caza

Acesso Restrito

Necessita registar-se para visualizar os anexos